Creador del tema: Haiiro Yuuki
¿Quieres jugar conmigo?
Respuestas: 4 Visitas: 1421
#1
Haiiro Yuuki
No puedes acabar una buena fiesta sin qu
Member
  • 463
  • 11
  • 0






¿Quieres jugar conmigo?
Yo solía decir: ''Yo no creo en ese tipo de cosas'', también, para mi era inverosímil todo ese asunto de fantasmas y seres del mas alla.
En contadas ocasiones en compañía de mi grupo de amigos solíamos burlarnos, igual, ese tipo de cosas solo pasan en la ficción, ¿No?...

En un día cualquiera junto con Luis, quien era mi mejor amigo, caminábamos rumbo a casa las clases habían finalizado ya, el sol se ocultaba
detrás de las casas y comenzaba a enfriar, no era para menos el invierno estaba iniciando. En el trascurso del camino nos encontramos con Maria, la chica que a mi me gustaba.
Maria se encontraba sola, no tarde en notar su expresión llena de angustia, extendí mi mano hacia ella pues la curiosidad me invadía.

-Maria.- Le llame mas no recibí respuesta de su parte.
-Maria..._ insistí hasta que ella se giro hacia a mi.

-¿Roberto?_ soltó con ese gesto de intranquilidad.
-Si, soy yo. ¿Que haces aquí?.- Le pregunte ahora ya preocupado de que algo malo pasara con ella.

-No puedo hablar, cuídate.- Fue su corta respuesta la cual anuncio su partida.

Atónito volví mi mirada a Luis para confirmar que habíamos presenciado lo mismo.

-Te ha ignorado, es que eres tan interesante.- Dijo Luis con burla.
-Cállate idiota!!_ Exclame un tanto molesto.
-Pobrecito..._ Agrego el, haciéndome perder mas la paciencia por lo cual comencé a caminar dejandole atrás.
-Que no vas solo Roberto!!_ lo escuche decirme.

Apreté mi paso haciéndolo correr conmigo, llegamos por fin a mi casa, nuestras respiraciones eran agitadas por nuestra larga carrera.

-Te dije que no ibas solo.- Me reprocho entre jadeos.
-Es tu culpa por siempre estar jodiendo.- le respondí.

Pasamos unos minutos recuperando el aliento, cuando por fin entramos a casa el se sentó en mi sofá como si aquella fuera su casa, una costumbre
muy nuestra, subimos a mi habitación miraríamos algunas series y conversaríamos, pues este año nos había tocado en aulas distintas, sentados en
el suelo de mi habitación el me miro serio.

-Se que le pasaba a Maria, Adriana me contó que las chicas tienen de moda un juego sobrenatural al parecer Maria lo ha jugado ayer, creo que
esta muy asustada, tal ves tu..._ Antes de que pudiera decir algo mas le pare.

-Luis ya no estamos para cuentos del coco y sus amigos_ solté yo con gracia.

Nuestra noche trascurrió como de costumbre, miramos esa serie que tanto nos gusta y para que mas tarde el volviera a su casa quedándome yo solo
en la mía pues mis padres salían de viaje cada que se les requería, olvidándose que tenían un hijo, quizás...

Mi aburrida vida continuo su rumbo, aun recuerdo cuando dio ese giro de 360 grados, fue ese crudo día antes del fin de Noviembre, esa noche lluviosa
que tras una larga llamada con Tania, la hermana de Maria, me dijo algo que me heló la sangre. A quien yo había amado durante dos años había decidido
matarse. de tras de soltar el teléfono perdiendo así la señal rompí en llanto ahogándome en mi propia miseria.

Paso casi un mes de la muerte de mi amada Maria, en la escuela no hacían mas que hablar del maldito juego que supuestamente le había arrebatado la vida,
cansado y quizás harto de esas habladurías decidí por fin investigar sobre ese dichoso juego, mi investigación me llevo a un extraño foro de rituales,
suspire que pesado mientras leía las instrucciones del juego.

-Tienes que estar completamente solo.- Vaya por fin la ausencia de mis padres servirá para algo.
-Necesitas una muñeca, de preferencia de porcelana. Uhmmm... creo que mi madre tiene una. Fue lo que paso por mi mente mientras me levantaba para ir
al desván. Baje la escalera y comencé a ascender, solo escuchaba mis pasos sonar contra la madera. Ahí estaba ella, una muñeca polvorienta con un
vestidito de color coral, sus risos miel, sus enormes ojos azules y sus zapatitos negros, tome a la muñeca por la cintura para sacudirla. Baje con la muñeca en
brazos, la puse sobre la cama.

Volvi a la lectura pero no me tome la molestia de leer todas las reglas, tenia todo ya listo para jugar...

Apague todas las luces de mi casa, me sente bajo el traga luz por donde se colaba la luz de la luna, encendi una vela para comenzar a jugar, le di
de mi sangre a esa muñeca polvienta.

-Mas que cobrar vida y asustarme seguro me dará una infección_ exclame mirando los ojos azules de la moña.

Después la apuñale en su pecho, curiosamente la única parte de la muñeca que tenia relleno similar a de los osos de peluche, la deje en el suelo y me fui
a esconder justo como decía el juego.

Los minutos pasaron, no escuche nada ni sentí nada.

-Un vil fraude, esto no me quito a Maria_ exclame abriendo con fuerza la puerta de mi ropero, donde me encontraba oculto.

Me percate entonces de algo, habían marcas pequeñas de polvo sobre el suelo como si la muñeca hubiera pasado ya por aqui.

-Roooberto.- Escuche un susurro que me erizo cada pelo de mi nuca.

Gire mi cabeza para encontrarme con la maldita muñeca, sus ojos ya no eran azules ahora parecían cuencas vacías, mi reacción, casi
como programada fue dar un salto hacia atrás y quemarme con la vela, la muñeca se volvió a mi.

-Roberto, ¿Quieres jugar conmigo?_ pronuncio la muñeca con una sonrisa siniestra deformando aquel rostro de porcelana.
Corrí, corrí tan rápido como pude hacia la salida pero la puerta estaba bloqueada.

Las reglas del juego, ¿Cuales eran?... mi mente estaba en blanco solo podía escuchar esos pasitos acercarse hacia donde yo estaba, me oculte detras
del sofá evitando sollozar, la vi a ella acercándose con el mismo cuchillo con el que yo la había apuñalado, sentía como la sangre se iba a mis pies, como
era posible que algo tan irreal estuviera pasándome mi. Volví a huir una vez que ella se acerco al sofá hacia a mi habitación, debía encontrar las reglas,
ya no quería jugar mas, me confine en mi habitación para buscar el foro, al encender mi computadora solo pude encontrar una horrenda imagen, la
cual me hizo vomitar y llorar.

-Ma-Ma...Maria..._ pronuncie limpiándome la boca pues en la pantalla de mi ordenador solo se encontraba esa mujer desfigurada que podría ser o no Maria.

Intente cerrar la imagen pero fue inútil, ya no había nada que pudiera hacer, el juego había acabado podía escuchar a la muñeca venir por mi...

Y tu, si tu quien esta leyendo esto, ¿Quieres jugar conmigo?....



FUENTE: YO HAHAHA
[Imagen: 4ArUWDo.gif]
Si algo esta roto déjaselo a Su

[Imagen: JNXBV2R.png]

Regalos y otras cosas:

Mostrar ContenidoSpoiler:

Mostrar ContenidoSpoiler:


#2
Shintaro
Nevermore
Mundo Pokémon
  • 295
  • 11
  • 1






¿Quieres jugar conmigo?
No , no quiero jugar contigo que pesado.
[Imagen: 4098320-3129726490-sam_b.gif]


[Imagen: AngCutexD.gif~c200]
#3
Haiiro Yuuki
No puedes acabar una buena fiesta sin qu
Member
  • 463
  • 11
  • 0






¿Quieres jugar conmigo?
(26-11-2016, 05:04 PM)Un chico no sospechoso escribió: No , no quiero jugar contigo que pesado.

Oww :llanto: de todas maneras no quería (?)
[Imagen: 4ArUWDo.gif]
Si algo esta roto déjaselo a Su

[Imagen: JNXBV2R.png]

Regalos y otras cosas:

Mostrar ContenidoSpoiler:

Mostrar ContenidoSpoiler:


#4
Reguluss
Junior Member
Junior Member
  • 237
  • 7
  • 0






¿Quieres jugar conmigo?
Muy bueno Haiiro!

Me gusta la forma en que relatas.

¡Saludos!
[Imagen: 58A.png]

[Imagen: FirReg1-1.png]

#5
Haiiro Yuuki
No puedes acabar una buena fiesta sin qu
Member
  • 463
  • 11
  • 0






¿Quieres jugar conmigo?
(30-11-2016, 11:24 PM)Reguluss escribió: Muy bueno Haiiro!

Me gusta la forma en que relatas.

¡Saludos!
Muchas gracias!! me alegro que te gustara Brillo
[Imagen: 4ArUWDo.gif]
Si algo esta roto déjaselo a Su

[Imagen: JNXBV2R.png]

Regalos y otras cosas:

Mostrar ContenidoSpoiler:

Mostrar ContenidoSpoiler:



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)


Salto de foro: